Monumento Histórico Nacional
Molino Forclaz

Este exótico molino construido en 1888 por D. Juan Forclaz, fue declarado Monumento Histórico Nacional y constituye un símbolo del esfuerzo y tesón de los primeros colonos. Destinado a moler granos de trigo y maíz como era de estilo holandés, necesitaba vientos potentes, es así que nunca llegó a funcionar plenamente. Su dueño tuvo que volver a utilizar el antiguo sistema de molienda, llamado malacate.
Hoy el molino de viento se levanta airoso, desafiando al tiempo y a todos aquellos que se acercaron con la curiosidad de indagar su existencia.
Economistas, agricultores, estudiantes, poetas, periodistas se ocupan de él. Su historia está tejida, primero con el relato de sus dueños, y luego con el de sus descendientes y vecinos, que han crecido a su lado. Está ubicado a 4 km de la ciudad de Colón, a 200 metros del antiguo camino que une Colón con San José en terrenos del ejido colonense, en un punto equidistante entre ambos.
El verde paisaje que lo rodea crea un marco excepcional, con la presencia de especies tales como espinillo, ñandubay, algún ceibo, un ombú, grandes cactus. Muy cerca existe un arroyo de caudal oscilante, con un gran malezal.
Los cimientos están hechos de piedra mora, la cual abunda en la zona. Su base tiene 25 metros de circunferencia y un metro de espesor. Sobre ellos se levanta la pared en forma cónica, que hasta los tres metros es también de piedra mora, luego continúa con ladrillos hasta los doce metros. En la parte superior tiene una cúpula de zinc giratoria, donde van afirmadas las aspas, lo que permite orientarse según la dirección del viento.
Las cuatro aspas tienen cuatro metros de longitud, y están construidas en forma similar a una escalera de un metro de ancho; a estas van adheridas velámenes de lona fina.
Posee dos puertas de acceso a dos metros de alto, con sendas aberturas superiores de tipo ventanales de un metro en los frentes.
De lado opuesto hay otras dos, de igual tamaño que proporcionan la luz suficiente. En la puerta que mira al oeste, pueden observarse las inscripciones del año en que se comenzó a construir.
El 26 de noviembre de 1985, por resolución 3066, el Ministerio de Educación y Justicia de la Nación, lo declara Monumento Histórico Nacional.